fbpx
Seleccionar página

LA TRAMPA DEL FRANCOTIRADOR, Y EL SESGO DE CONFIRMACIÓN

por | Feb 3, 2020 | Uncategorized

Si bien puede parecer que tienes una mentalidad bastante abierta, debes saber que tú subconsciente acepta y rechaza la información de acuerdo con lo que le conviene creer.

La trampa del francotirador es una trampa que nos pone nuestra mente, y qué hace que veamos la respuesta que queremos ver tomando cualquier evidencia que podamos usar para respaldarla. Esta trampa hace referencia a un francotirador que disparó contra un muro sin marcas y luego dibujó una diana alrededor de los disparos para poder decirse a sí mismo qué es el mejor francotirador. Es tan real como ridículo.

Un ejemplo sencillo de esta trampa puede ser cuando una persona sueña con el número 7, y creyendo que es una señal divina, apuesta en el casino para ver si con un poco de suerte se hace rico. En lugar de salir el número 7, sale el número 362, pero se queda tranquilo porque en el fondo, se ha confirmado su premonición ya que 3+6-2 es igual a 7. De nuevo, es tan real como ridículo.

Un estudio en 2013 sobre inversionistas en acciones, mostró que aquellos que exhibían un sesgo de confirmación (trampa del francotirador), tenían más probabilidades de confiar en sus decisiones, de tener mayores expectativas y de operar con más frecuencia. El resultado es que solían tener rendimientos mucho más bajos y solían cometer más errores. Esto sucede porque el sesgo de confirmación es un tipo de sesgo cognitivo que implica la tendencia a buscar y considerar de forma más intensa aquella información que confirme lo que ya pensamos.

Este sesgo interpreta más positivamente aquellos hechos que básicamente respaldaban tus opiniones, independientemente de que estas sean correctas o no. Se trata de un prejuicio cognitivo que nos incita a seguir de acuerdo con nuestras creencias para así evitar entrar en contradicción con nosotros mismos.

El sesgo de confirmación es prácticamente un mecanismo de defensa de nuestro cerebro, ya que al igual que odiamos perder, también odiamos equivocarnos, así que trata de analizar la información en frío, de la forma más objetiva posible, sin emociones de por medio… prácticamente como si fueras un p*** robot.

 

Madrid, 2020
William