fbpx

Lo Simple Funciona

MULTIPLICA X10 TU PRODUCTIVIDAD

El mito de la multitarea

¿Quieres ser capaz de producir en 2 horas la misma cantidad de resultados que en una jornada laboral completa de 8 horas? Este es el principal error que debes evitar.

Normalmente se piensa que hacer varias tareas a la vez (multitarea), es mucho más eficiente que hacerlas de manera individual.

Si eres un firme defensor de la multitarea, lamento decirte que ya existen varios estudios que demuestran que las tareas hechas de forma individual (una por una), no sólo se terminan antes, sino que se terminan con una mayor calidad, que las tareas hechas de forma masiva.

La multitarea es supuestamente uno de los sellos distintivos de la productividad, pero lo cierto es que tan solo es un mito, ya que la investigación ha demostrado que el cerebro es totalmente incapaz de realizar múltiples tareas al mismo tiempo.

Sé que llevas toda la vida haciendo dos, tres o incluso cuatro tareas a la vez, pero lamento decirte… que tu cerebro te está engañando.

El ciclo del aprendizaje se divide en 4 etapas:

1️⃣ Incompetencia inconsciente: Es el estado en el que nos encontramos cuando no sabemos algo, pero tampoco sabemos que no lo sabemos. Esto ocurre mayoritariamente cuando no necesitamos esa habilidad que no sabemos que no sabemos.

2️⃣ Incompetencia consciente: En esta segunda etapa, sabemos que no sabemos hacer algo, por lo que empezamos a intentar aprenderlo. Generalmente llegamos a esta etapa cuando necesitamos aprender una nueva habilidad para conseguir un objetivo final.

3️⃣ Competencia consciente: En esta tercera etapa, hemos aprendido una nueva habilidad, pero todavía necesitamos estar plenamente concentrados a la hora de realizarla.

4️⃣ Competencia inconsciente: Una vez llegamos a la cuarta etapa, somos capaces de desempeñar la habilidad aprendida de manera automática, sin tener que estar pensando constantemente si lo estamos haciendo bien o no.

Somos capaces de hacer multitarea cuando realizamos dos tareas de forma simultánea en la que al menos tenemos una competencia inconsciente sobre una de ellas, es decir, que podemos hacerla en piloto automático.

En el momento en el que intentamos hacer varias tareas cognitivamente exigentes (competencia consciente), nuestro cerebro no las hace a la vez, sino que cambia extremadamente rápido de una tarea a otra. Esto nos provoca una ilusión de que estamos realizando dos tareas de forma simultánea, cuando lo cierto es que las estamos haciendo por separado y de manera menos eficiente.

Una de las razones por las que el cerebro tiene serios problemas para hacer dos tareas a la vez, es porque en ocasiones, ambas tareas requieren de la misma parte del cerebro para llevarse a cabo, por ejemplo, cuando tienes una conversación a la vez que escribes algo totalmente distinto.

https://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=95256794?storyId=95256794&t=1594590685044

El problema de trabajar de esta manera, es que intentar realizar múltiples tareas desgasta el cerebro, ya que el hecho de cambiar constantemente de una tarea a otra, requiere de un gasto energético extra y aunque no lo percibamos de forma consciente, nos cansamos y hacemos que ambas tareas sean más difíciles por el simple hecho de intentar ahorrar tiempo haciéndolo todo a la vez.

El término «multitasking», apareció por primera vez en un informe de IBM que explicaba las competencias de su último ordenador en 1965.

Esto quiere decir que hasta 1960, nadie se había llegado a plantear que la multitarea fuera una buena manera de hacer las cosas. A día de hoy, la gente se siente orgullosa de estar ocupada (ya que al parecer, si estás ocupado eres una persona importante), y sienten que les cuelgan una medalla al honor cada vez que hablan de todas las cosas que tienen que hacer durante la semana.

Hacer más tareas no genera mejores resultados. Hacer lo que debes hacer, es lo que genera mejores resultados (y más rápidos).

Como sociedad, hemos caído en la trampa de querer sentirnos constantemente ocupados. Hemos confundido por completo el significado de toda esa actividad. Creemos que el hecho de estar ocupados, nos convierte en alguien importante, en alguien trabajador… y no hay nada más lejos de la realidad.

Desde mi punto de vista, estar siempre ocupado no necesariamente quiere decir que seas súper trabajador, sino que también es un indicio enorme de que no sabes organizarte. Una persona que trabaja 10 o 12 horas al día de manera eficaz, no debería tener resultados comunes, debería estar tumbado en la playa bajo un cocotero. Si alguna vez escuchas a alguien fardar de la cantidad de horas que trabaja y lo ocupado que está… piensa si es algo que realmente debas envidiar.

Personalmente, no busco tener una mansión en Florida, ni estar todo el día bajo un cocotero. En mi caso uso este sistema para trabajar pocas horas de la manera más eficiente posible para poder dedicar el resto de mi tiempo a hacer todas aquellas cosas que me encantan: nadar, entrenar, pasar tiempo con mi familia, viajar, leer… esto ya depende de los objetivos que tenga cada uno, pero te aseguro que si en 4 horas de trabajo, consigues lo mismo que tus compañeros en toda la semana, nunca más envidiarás estar ocupado.

Aprende a decir NO a estar ocupado.

 

Madrid, 2020
William