fbpx

5 Biohacks Rápidos para Probar este Fin de Semana

20 Enero, 2021 | 7 mins.

Seamos realistas: es bastante divertido usar electrodos y hacerles creer a los niños que tus gafas naranjas con filtro de luz azul te dan superpoderes, pero a veces es bueno usar pequeños biohacks que te hagan pasar desapercibido.

Prueba estos 5 biohacks rápidos, simples y fáciles de implementar, pero que te harán marcar la diferencia a largo plazo si consigues mantenerlos en el tiempo.

Bicarbonato de sodio

Primero lo primero: el bicarbonato de sodio es perfectamente seguro para la mayoría de personas, pero si tu sangre es alcalina y tomas demasiado bicarbonato de sodio, puede producir hiperalcalosis. Si descubres que te falta el aliento y tu corazón se acelera después de hornear bicarbonato de sodio, es porque te has pasado.

Aunque esto sólo sucede en un pequeño porcentaje de personas, es posible darte un ataque cardiaco con una sobredosis grande de bicarbonato de sodio. Si tienes alcalosis metabólica (qué sería algo raro) debido al exceso de bicarbonato de sodio para aumentar el PH de tu sangre, deberías tener cuidado.

Por otro lado, el bicarbonato no se toma después de comer. De la cantidad, podría reaccionar con el ácido del estómago, creando una gran cantidad de gas que puede hacerte daño. De nuevo, es muy raro, pero sería una mierda que te pase.

Dicho esto, el bicarbonato de sodio merece un asiento en primera fila en el estante de suplementos. No es tan sexy como los nootropicos, pero aún así tiene grandes beneficios, especialmente si eres un atleta.

El bicarbonato de sodio puede aumentar el flujo sanguíneo cerebral al dilatar las arterias para llevar más oxígeno al cerebro. También mejora el rendimiento atlético en todos los ámbitos: entrenamientos con pesas, entrenamientos HIIT… y los estudios de entrenamientos en intervalos de resistencia, demostraron que todo lo que usas para desodorizar tu refrigerador, funciona como un suplemento de entrenamiento.

Las personas que complementaron con bicarbonato de sodio, mostraron un aumento del 28% en la resistencia de entrenamientos HIIT después de 3 semanas, en comparación con un grupo placebo. Después de 6 semanas, mostraron un aumento del 34%. El grupo que tomaba bicarbonato de sodio, casi duplicó (+91%) su producción de fuerza total durante los entrenamientos y puso mucho más músculo magro para arrancar.

Otro estudio, demostró que el bicarbonato de sodio aumenta la efectividad de la creatina, ya que mejora tanto la fuerza muscular máxima, como la media, en comparación con aquellos que toman únicamente creatina. El bicarbonato de sodio incluso disminuye el estrés en tu sistema inmunológico después de un entrenamiento al evitar el daño oxidativo de los glóbulos blancos.

Bicarbonato de sodio, premio al suplemento del año.

HIIT

Si eres de los que no tienen tiempo para entrenar, es hora de subirse al tren del HIIT. Este tipo de entrenamiento es genial tanto para tu parte física, como para tu parte mental.

La resistencia y entrenamiento aeróbico son dos formas poderosas de hackear tu cuerpo y mente, y cada uno tiene un conjunto único de beneficios, entonces … ¿por qué no combinarlos?

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT), alterna entre ejercicios breves y extenuantes, y un descanso activo. Puedes por ejemplo, correr 60 segundos, caminar 30, hacer flexiones durante 60 segundos, caminar 30, y así sucesivamente…

HIIT estresa intensamente tus músculos, y luego les permite recuperarse durante descansos activos. Encadenar ejercicios uno detrás de otro y mantener un descanso activo, mantiene tu corazón y tu frecuencia respiratoria alta, lo que también provoca que obtengas los beneficios del ejercicio aeróbico.

Cosas que debes tener en cuenta al estructurar un entrenamiento de este tipo:

✅ Alterna entre ejercicios y descansos activos.
✅ 
Trata de no ensamblar ejercicios que apunten al mismo grupo muscular. Una buena idea es alternar entre ejercicios de tronco superior y tronco inferior.
✅ Establece un temporizador en lugar de contar repeticiones.

Vete a la playa, al parque, al jardín, al gimnasio… y prueba lo siguiente:

1️⃣ Burpess (1 minuto)
2️⃣ Descanso (30 segundos)
3️⃣ 
Sprint (1 minuto)
4️⃣
Descanso (30 segundos)
5️⃣ 
Mountain Climbers (1 minuto)
6️⃣ Descanso (30 segundos)
7️⃣ Plancha (1 minuto)
8️⃣ Descanso (2 minutos)

🔁 Repítelo 2 rondas más

Trata de hacer 3 rondas seguidas cada mañana antes de ponerte a trabajar y habrás dado el primer paso para convertirte en un Ninja de la Productividad.

Exposición a luz solar

La luz solar es un potente carcinógeno, pero como ocurre con muchas toxinas, la dosis hace el veneno.

La exposición intensa a la luz solar conduce al cáncer, eso es una realidad. Ahora bien, la exposición leve o moderada a la luz solar, puede disminuir el riesgo de cáncer. Eso también es una realidad.

La luz solar hace que sintetices más cantidad de serotonina, que es el neurotransmisor objetivo de la mayoría de antidepresivos. Esto quiere decir, que no es de extrañar que la exposición a la luz solar refuerce el estado de ánimo y la concentración. En entornos, oscuros tu cuerpo convierte la serotonina en melatonina, lo que provoca somnolencia y te ayuda a dormir. Eso es genial para la noche, pero durante el día tienes que producir serotonina.

Exponerse la luz solar por la mañana puede aumentar tu serotonina y suprimir la producción de melatonina, haciendo que estés más alerta durante todo el día y ayudándote a dormir mejor cuando llegue la noche.

La radiación UV del Sol, también estimula la producción de vitamina D. La vitamina D, se vincula con el aumento de testosterona, así como con la función cognitiva óptima.

Ahora viene la parte incómoda… ¿Cuál es la mejor manera de beneficiarse de la luz solar? Tomar el sol desnudo. Un estudio realizado en 1939 descubrió que recibir radiación UV en el pecho, aumenta la testosterona en un 120%… pero obtener la misma radiación UV en los genitales, aumenta la testosterona 200%.

Trata de exponer tu armamento secreto a la luz solar siempre que sea posible, pero por favor, ten un poco de respeto por tus vecinos.

Baño helado

La crioterapia puede ayudarte a disminuir la inflamación y quemar grasa extra. La forma más cómoda y eficiente de crioterapia, es pasar 3 minutos en una cámara criogénica, pero un baño de hielo a la antigua te dará los mismos beneficios siempre y cuando puedas soportarlo.

Darte un chapuzón en frío, aumenta tu tasa metabólica en un 350%, y aumenta la dopamina y la noradrenalina, las cuales afectan directamente a tu motivación en un 530%, y un 250% respectivamente.

Puede que tengas que bajar la temperatura del agua hasta los 10º o 15º (te aseguro que es mucho más frío de lo que parece).

En resumen: Los baños helados tienen beneficios increíbles para el cuerpo, pero sobre todo para la mente, ya que aprendes a ver más allá de las ilusiones del miedo.

Cuando eliminas todas esas capas de miedo y resistencia que crean el sufrimiento, es cuando desaparece el dolor y aparece un simple estímulo. Entonces tenemos una fuerza imparable chocando contra un objeto inamovible.

Respira mejor

Y por último… aunque no sea el biohack más sexy, te aseguro que marcará una gran diferencia en tu día a día.

Presta atención a tu respiración ahora mismo:

✅ ¿Tu pecho sube y baja?
✅ 
¿Qué sientes en el estómago?
✅ 
¿Estás sentado, de pie o encorvado?

Respirar desde el pecho es ineficiente, sólo te da un nivel superficial de oxígeno. Menos oxígeno disminuye la respiración mitocondrial, lo que a su vez disminuye la capacidad de tu cerebro para producir energía (ATP).

Respirar a través del abdomen, maximiza el volumen pulmonar y le da a las mitocondrias más oxígeno para poder trabajar. Ese pequeño detalle, es capaz de disminuir la fatiga y aumentar la claridad mental, la calma y la resistencia física. La respiración desde el abdomen te obliga a mejorar tu postura (y es que evidentemente, no puedes respirar desde el abdomen cuando estás encorvado).

Siéntate recto, e inhala de manera que tu vientre se expanda, a medida que tus pulmones se llenan de aire. Tu pecho no debería moverse mucho. Mantén el aire por 1 o dos segundos, y luego exhala para que tu vientre se encoja nuevamente. Es así de simple.

Si quieres ir un pasito más allá, prueba lo siguiente:

1️⃣ Inhala desde el estómago a través de la nariz durante 3 segundos.
2️⃣ Aguanta el oxígeno durante 4 segundos.
3️⃣ Exhala lentamente a través de la nariz durante 5 segundos.

🔁 Repítelo durante aproximadamente 5 minutos.

Y si quieres pasar a un nivel superior, estás tardando demasiado en empezar con el método Wim Hof (tiene hasta un app móvil, así que no hay excusa).

Descarga Aquí la App de Wim Hof >>

Junta a estos 5 biohacks, y tendrás una base sólida para empezar a convertirte en un auténtico Ninja de la Productividad.

¿Tienes algún truco rápido que quieras compartir?

Madrid, 2020
William